Saltar al contenido

¿Cómo se juega que se siente?

El juego radica en un grupo de 24 cartas que representan una situación común donde se puede localizar un individuo, un niño como ellos. El estudiante debe tomar una tarjeta y detallar de qué manera piensa que se siente esa persona, conmuevas positivas y negativas.

Verdaderamente empecé este artículo sin comprender lo que iba a redactar, una pregunta me salió de la cabeza y deseé responderla mientras que escribía esta novedosa entrada para el blog, donde trato de dejar mi lado serio para examinar algo de otras cosas, como el interrogante que brotó de la nada… ¿Qué se siente al jugar juegos para videoconsolas?

La contestación a esta pregunta es personal, pero quisiera que en el momento en que lleguen en el final tengamos la posibilidad estar en concordancia en varias cosas. No deseo ser un bicho extraño.

Palmas

Pertence a los juegos mucho más populares y hay una extensa variedad de formatos. De distintas formas al son de la canción, este divertido pasatiempo puede ser jugado en cualquier sitio por los pequeños de cinco años. Chocolate, 24 calles, Canción de los horóscopos… este juego tiene muchas opciones.

En el momento en que el oído del conjunto afirma un mensaje que debe pasar al último jugador, se genera una entretenida confusión al conformar oraciones absolutamente distintas a las que afirma el primer jugador. Cuanta mucho más gente participe, mayor va a ser la contrariedad.

Es una manera fácil de pasar el tiempo y reírse mientras que se verifica que los mensajes de apertura y cierre no tienen relación entre sí.

Variación

Otra forma de usar la caja de conmuevas (si bien en estas situaciones necesitaremos 2 cajas de conmuevas), es un instante de enfrentamiento en el sala. En un caso así, hablamos de sacar a los pequeños que tuvieron el inconveniente y traer una imagen al recuadro de lo que sintió la otra persona, enseñando por qué razón se sintió de esta forma. Los mayores tienen la posibilidad de ingresar oraciones escritas pero los pequeños tienen la posibilidad de dibujar caras o pintar la emoción que sienten. (En un caso así no usaremos las tarjetas).

En el momento en que cada uno de ellos haya ingresado la cara que mejor detalla lo que la otra persona sintió en el cuadro de emoción, se intercambiarán los cuadros a fin de que logren saber qué ocasionó su accionar en la otra persona. Se les solicitará que expliquen al resto de la clase qué ocurrió y de qué manera se sintieron, en orden, con tranquilidad y sin levantar la voz. Mediante esta actividad tienen la posibilidad de solucionar y pensar sobre lo sucedido para ser causantes del daño que provocaron..