Saltar al contenido

¿Qué características debe tener un buen juguete?

5 elementos clave que no tienen la posibilidad de faltar en el juguete especial Amoldado a la edad. Los juguetes que reciben los pequeños han de estar amoldados a su edad. Un fin de juego concreto. Estimulación de los sentidos. Calidad y seguridad. Fomentar las conexiones sociales y la actividad física.

1. INTRODUCCIÓN

El juego es una actividad que se requiere para mayores y pequeños. Prueba de esto es su carácter universal, en el sentido de que está que se encuentra en todas y cada una de las etnias y en todos y cada uno de los tiempos. No obstante, su función y propósito no son iguales entre sí. Para el adulto, el juego piensa un tiempo de reposo y distracción de las tareas y intranquilidades cotidianas. En el niño, el juego tiene un concepto considerablemente más extenso. Es una acción básica. Jugando, así sea solo o con otros pequeños, con o sin juguetes, el niño aprende a admitir el planeta que le circunda.

Ojo con la calidad de los juguetes

Todos contamos la experiencia de obtener juguetes que se vuelven inútiles tras un corto periodo de tiempo de empleo, juguetes que no atraen a sus receptores o que ellos no tienen la posibilidad de ser. Ya que juguetes con los que vimos algún peligro para la salud o la seguridad de los pequeños…

En el mercado logramos hallar una cantidad enorme de juguetes para seleccionar. La pluralidad de costes, promociones de juegos y establecimientos es cada vez mayor y esto puede confundirnos y trastornarnos en el momento de elegir. En las tiendas existen muchos juguetes buenísimos, pero asimismo hay de mala calidad.

Los diez aspectos que te comentan que un juguete no posee poder de permanencia

(lista tomada del libro Parenting Simplicity de Kim John Payne):

  1. Broken Juguetes: Los juegos nuevos o viejos rotos tienen que desecharse. Si se marchan a arreglar, asimismo hay que suprimirlos hasta el momento en que se arregle.
  2. No apto para la edad del niño: No es conveniente que tu hijo acumule juguetes que no correspondan a su edad o, siguiendo la tendencia del consumismo, que le des alguno que no sea mayor. Apreciarás transcurrido el tiempo que las que duran mucho más son las mucho más fáciles y básicas.
  3. Juguetes montados conceptualmente: existen muchos juguetes que son individuos habituales explicados y laminados de películas, dibujos animados o programas de televisión. Por servirnos de un ejemplo, Tortuga Ninja, Spiderman, Darth Vader, Hannah Montana…. Y aparece el interrogante, ¿nos encontramos festejando la imaginación de Hollywood o la imaginación del niño?
  4. Juguetes que «hacen bastante» y se rompen de manera fácil: por servirnos de un ejemplo, el cohete lunar explosivo que lanza llamas deja de marchar por el hecho de que ocasionalmente falla mecánicamente. Exactamente la misma otros juguetes «fijos», su término recio sustituye la imaginación del niño en vez de estimularla.
  5. Los que son muy estimulantes: con muchas luces intermitentes, voces mecánicas, agilidad y efectos de sonido, impulsan a tu hijo a escenarios altísimos. Desarrollado para entretenerlos y emocionarlos. Los estudios prueban que generan agobio, hiperactividad, agresividad, entre otras muchas cosas, dando todo el tiempo a nuestros pequeños altas dosis de estimulación. Como sicóloga infantil ayudo a varios pequeños que padecen estos síntomas. Una parte de mi intervención es enfocarme en facilitar su ambiente de vida y, indudablemente, liberarse de este género de chimentos es primordial.
  6. Juguetes molestos u ofensivos: el habitual que tiende a ser el preferido del tío. Son ruidosísimos o proyectan una actitud ofensiva o fea. Debemos tomar en consideración la hermosura sensual (comunmente llevada a cabo con materiales naturales) y la estética de los elementos de juego que decidas tener en tu hogar.
  7. Esos que aseguran proveer una virtud de avance: aun si ciertos son espectaculares, ningún juguete va a hacer que su hijo sea mucho más capaz, mucho más creativo y mucho más sociable, hasta el momento en que tenga la edad si el desarrollador lo asegura. Los progenitores tienen que entender que estas características vienen del interior del niño, es algo innato. Entonces, sabiendo esto, deberían dejar de sentir presión por trabajar y reclamar cosas que ocasionalmente se desarrollarían naturalmente. El juego no es una carrera competitiva.
  8. Los que se adquieren bajo la presión de la tendencia: Tanto los pequeños como los mayores fueron en ocasiones víctimas de las tácticas del mercado de consumo. De ahí que aconsejamos limitar la proporción de tiempo que los pequeños están expuestos a los avisos. Pues los juguetes de tendencia pierden interés rapidísimo, en tanto que la tendencia se hace cargo de sacar otra novedad en escaso tiempo. Piensa asimismo en ese niño que considera que tener todas y cada una de las cosas de tendencia le hace meditar que es preferible que el otro, o ese niño que siente un mal inmenso en el momento en que no tiene la posibilidad de tener ese juguete tan popular para la mayor parte de sus compañeros.
  9. Los que inspiran juegos cáusticos: por servirnos de un ejemplo pistolas o armas. Es verdad que los pequeños pequeños jugaban a luchar con palos u otras cosas; pero no estoy conforme con obtener juguetes que inciten a la crueldad. En lo personal y con mis visualizaciones como sicóloga, no tengo ninguna duda de que los juegos para videoconsolas, las películas y las imágenes que poseen crueldad al final tienen efectos negativos en el juego del niño y en las relaciones con sus compañeros.
  10. Juguetes repetidos: le sugiero que intente facilitar y achicar los elementos de juego repetitivos creando compilaciones pequeñas, manejables y amenas. Tener demasiadas cosas repetidas les alienta a no ver, a no prestar atención y creamos conexiones superfluas.

Bolas de madera con flexible

14,99 EUR Obtener en Amazon Leer críticas de individuos

Si estas buscando un juguete sensorial, estas bolas de madera son una enorme decisión. Unidos con flexible, son increíblemente flexibles y simples de conducir a fin de que los pequeños logren torcerlos, virarlos o estirarlos al contenido de su corazón mientras que adiestran sus capacidades motoras gruesas. Además de esto, tienen un diseño con unos colores muy impresionantes que captan la atención de los bebés prácticamente inmediatamente y los sostienen amenos a lo largo de bastante tiempo merced al sonido que hacen las pelotas al chocar entre sí. Diseñados en madera natural y con un acabado liso al agua no tóxico, son un juguete seguro para los bebés.